Antecedentes por Rodolfo F. Acuña

340281_203017023163851_373440896_oAntecedentes por Rodolfo F. Acuña

Traducción por Cindy Gomez-Schempp

Nota: Lo que sigue es un artículo largo sobre las actividades revolucionarias de México y la guerra sucia en contra de sus estudiantes, los cuales han estado al frente del país conservando la memoria histórica y defendiendo la Constitución Mexicana. Y precisamente por esa defensa es que resultaron desaparecidos 43 estudiantes de Ayotzinapa en el 2014. La guerra sucia más reciente viene como resultado de la privatización de la economía Mexicana en manos del ex presidente Carlos Salinas por medio de NAFTA (1994). Como resultado de esto, hoy México no es más que un Estado Satélite neoliberal de los Estados Unidos Americanos.

La población indígena de México resistió ser dominada casi desde el momento que España invadió el centro del continente de América. Desafortunadamente en la historia el relato de resistencia se limita solamente a cubrir a Emiliano Zapata y Pancho Villa. Pero la historia real, la cual se mantiene mayormente por medio de tradiciones orales y corridos, es mucho más sustantiva. La Constitución Mexicana buscaba resolver las quejas de la Revolución (1910-20) como también de asegurar los derechos sustentados por la sangre derramada por mas de un millón de Mexicanos. En el documento, México recuperó control sobre sus recursos naturales; se reconocieron los derechos sociales y laborales; la separación entre la iglesia y el estado; y garantizar el derecho al voto universal para todos los hombres. El artículo No. 3 secularizó el sistema de educación pública y pavimentó el camino para que José Vasconcelos fundara el sistema de educación Mexicano.

Emiliano Zapata fue asesinado el 10 de abril de 1919 y a Pancho Villa le sucedió lo mismo el 20 de julio de 1923. Pero se siguió institucionalizado la revolución y en 1920 el presidente Álvaro Obregón (1920-24) nombró a Vasconcelos como Secretario de Educación Pública. El enfoque de Vasconcelos se concentró en las escuelas rurales en pueblos a donde el despacho a cientos de maestros. Entre 1920 y 1924 el estableció mas de 1,000 escuelas rurales y además comisionó la elaboración de trabajos por muralistas mexicanos representando eventos importantes de la revolución Mexicana.

En 1921 Vasconcelos nacionalizó y reorganizó las escuelas normales en México. Lázaro Cárdenas completo las reformas, personalmente inspeccionó las escuelas y abrió cientas de nuevas escuelas rurales.

Las escuelas normales se convirtieron en enlaces a México rural. Los maestros aprendices eran de los mejores y más brillantes de las familias más pobres que a pesar de grandes sacrificios los lograron mandar estudiar. Ellos forman parte de la historia de las escuelas Normalistas de donde también salieron los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre del 2014 de la escuela Normalista Raúl Isidro Burgos. A todos les une una historia de represión a manos del gobierno. Los maestros defienden la autonomía de sus pueblos. Dos famosos ex alumnos de Ayotzinapa fueron Lucio Cabañas y Genaro Vázquez quienes encabezaron movimientos guerrilleros en Guerrero en los años 1960s.

Hoy en día se reconoce el legado del masacre de Tlatelolco que ocurrió el 2 de octubre de 1968. Ese precisamente ese legado el cual el gobierno de México quiere pisotear. Recuerdan a Rubén Jaramillo, un Normalista que luchó por reformas agrarias y la constitución mexicana de 1917. Jaramillo, que también peleó al lado de Emiliano Zapata, se hizo un líder político y sindical.

Jaramillo fundó el Partido Agrario Obrero Morelense. El 23 de mayo de 1962 la policía federal judicial y soldados militares allanaron su casa y lo detuvieron a él, su esposa Epifania y sus tres hijos los cuales llevaron a Xochicalco, Morelos donde fueron brutalmente asesinados. En Chihuahua, Arturo Gámiz se inscribió en la escuela Normal Rural de Saucillo y dirigió una serie de protestas que formaron parte los levantamientos de los 1950s y 60s en los Estados de Sinaloa, Nayarit y Jalisco. El 23 de septiembre de 1965 en la ciudad de Madera, una guerrilla dirigida por Arturo Gámiz Garcia y Pablo Gomez Ramirez tomó poder de la oficina central de las fuerzas armadas mexicanas. En Chihuahua cientos de familias pudieron retener 3.7 millón de hectáreas. En este último encuentro mataron a Gámiz y a seis otros.

En Guerrero el Partido Revolucionario Institucional (PRI) provocó a los Normalistas imponiendo su candidato Raymundo Abarca Alarcón al puesto de gobernador. Aumentó la tensión cuando Genaro Vázquez Rojas y sus seguidores desafiaron con éxito al candidato poderoso del PRI, Raúl Caballero Aburto. El 20 de diciembre de 1962 el PRI tomó represalias mandando detener a líderes de la oposición. Por fin sacaron a Caballero Aburto después del asesinato de 19 estudiantes de Chilpancingo el 30 de diciembre de 1960. Las protestas en contra del fraude electoral terminaron con el masacre de seis campesinos en Iguala, diciembre de 1962.

Ya que era miembro de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y un profesor de escuela primaria, asesinaron a Genaro en 1972. La misma CNTE hoy está visible en la lucha para recuperar los cuerpos de los 43 Normalistas. Durante los 1960s y 1970s, él dirigió a un grupo de revolucionarios con su base de operación en las Sierra Madre del Sur y también apoyó al Partido de los Pobres.

El asesinato de Lucio Cabañas en 1974 fue parecido al de Genaro. El también era profesor en Ayotzinapa y fundador del Partido de los Pobres. Estaba involucrado de forma visible en la Federación de Estudiantes Campesinos Socialista de México (FECSM) pero después del masacre de campesinos en Atoyac en 1967 se fue a esconder en la sierra. Su viuda, Isabel Ayala Nava, también fue asesinada junto con su hermana mientras las dos mujeres salían de misa en Xaltianguis Guerrero el 3 de julio del 2011. Isabel Ayala había recientemente exigido justicia por el asesinato de su hermano.

Cabañas fue miembro del partido comunista mexicano el cual incluyó mujeres como la profesora Hilda Flores Solís de la cual aprendimos tanto acerca de la historia de ese grupo. De acuerdo con Flores el movimiento comenzó el 23 de abril de 1967. Su enfoque era el gobernador Raymundo Abarca Alarcón. Muchos de los miembros del partido eran maestros.

Aunque el masacre de Atoyac en 1967 fue dirigido en contra de los estudiantes, no todos los que participaron fueron estudiantes. Entre ellos fallecieron cinco padres de familia incluyendo a una madre embarazada y una criatura que fueron heridos en el encuentro. El problema con discutir estos masacres es que hubieron tantos. El remate en la guerra en contra de los estudiantes culminó en el masacre de mas de 300 estudiantes en Tlatelolco en la ciudad de México en 1968.

El 28 de junio de 1955 en Aguas Blancas cerca de Acapulco la policía asesinó a 17 campesinos e hirieron a 23 mas. En CNN se le llamó una guerra de genocidio. El más reciente atentado en contra de los indígenas de México es la desaparición de los 43 estudiantes Normalistas de Ayotzinapa. La atención internacional les ha permitidos a los estudiantes y a sus padres poder formar una coalición para luchar por sus derechos que se ha formado a lo largo de la costa occidental de México.

La más reciente batalla para los maestros en Oaxaca ha sido en contra de la privatización de la educación pública. El 31 de julio de 2014 los maestros se apoderaron de las oficinas centrales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Oaxaca. Los activistas del Sindicato de Maestros se apoderaron del local y la plaza y mantuvieron un campamento ocupándolo por cuatro semanas.

A principios del 2013 el Presidente Enrique Peña Nieto aprobó leyes que reafirmaron el control gubernamental sobre la educación pública, ligando la paga de los maestros a los resultados de evaluaciones de los alumnos y quitándoles posibilidades de negociación a los maestros en todo México.

Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y miembros del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) manifestaron juntos en las calles de la capital mexicana. Lucharon en contra de la privatización del petróleo y la educación pública. Diez días después de tomar la presidencia Enrique Peña Nieto en diciembre del 2012 había mandado pedir cambios constitucionales en educación pública. Diez días después esos cambios fueron ratificados sin discusión con maestros, o expertos constitucionales, o con el público. El periódico The New York Times ayudó a encubrir los hechos. Esto fue posible porque los medios de comunicación de México y los estados unidos se pusieron de acuerdo para propagar mentiras acerca de las ‘reformas educativas’. Las similaridades entre Ronald Reagan Y Peña Nieto son espantosas – los dos testaferros de Wall Street.

Los que más promovieron a Peña Nieto fueron Claudio X. González Guajardo y Televisa quien lo financió. El es presidente de Mexicanos Primero, ex presidente de la Fundación Televisa, y director de la Unión de Empresarios para la Tecnología en la Educación (UNETE).  Inmediatamente después de tomar su oficina, González Guajardo le exigió a Peña Nieto que rompiera el acuerdo político con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y mandará encarcelar al presidente Elba Esther Gordillo. Los maestros se defendieron y Peña Nieto logró su Iraq.

Mientras los Normalistas siguen defendiendo las escuelas, la constitución y su historia casi solos los Mexicanos en los estados unidos están boicoteando a los países de Sudáfrica e Israel mientras ignoran lo que está pasando en su México Lindo. Y el genocidio continúa…

This entry was posted in Articles, Dr. RODOLFO F. ACUÑA, Indigenous News, News, Opinions From The Region. Bookmark the permalink.